Deja la culpa

Deja la culpa a un lado

Decidí regalarme tiempo, ¡vaya, nunca me había sentido más liberada de la culpa por no hacer lo que “debería” hacer profesionalmente!

Decidí regalarme tiempo, ¡vaya, nunca me había sentido más liberada de la culpa por no hacer lo que “debería” hacer profesionalmente!, y es que nosotros mismos nos hemos impuesto esa auto exigencia del posteo diario haciéndonos esclavos de la tecnología y las redes sociales. Postear diario no significa oprimir un botón de “publicar”, es gastar energía para pensar el contenido, mantenernos al tanto del tiempo ideal del posteo , estar al pendiente de quién te escribe para poderle responder.  Podría decir que hasta llegamos a descuidar nuestra verdadera profesión por tratar de estar presentes en todos las redes, (que por cierto a LinkedIn la tenía abandonada).

Es verdad, “quien no se ve, no existe”, sin embargo… ¿te das el tiempo de existir en tu vida?, me refiero a prestar realmente atención a lo que estas viviendo, con quién estás y en dónde te encuentras. 

Dicen que “prestar atención es el mejor regalo que le puedes dar a alguien”, y no puedo estar más de acuerdo con esa frase, de hecho, me la repito constantemente cuando tengo a mi hija o a mi esposo hablándome, soy consciente de que tengo el teléfono en la mano sosteniéndolo tentativamente y me niego con toda mi voluntad a mirarlo, debo decir que cuesta mucho trabajo pero lo logro (la mayoría de las veces)  😀

Si, me liberé de la culpa unas semanas y lo volveré a hacer cuando sea necesario. 

Vivir cumpliendo expectativas sociales no es vivir, prestarle más atención a las redes sociales que a nuestra propia familia no es lo más acertado.

Aprendamos a darnos estos regalos tan preciados que no regresan, darnos tiempo y atención dejando la culpa a un lado, dedicarles tiempo de calidad a las personas que amamos.

Las redes sociales son importantes para darnos a conocer,  pero si te estresas y tu propia familia no te conoce, no vale la pena dedicarles tanto tiempo, ¿no crees?

Formulario
de contacto

Finalidad: Gestión de las solicitudes de información que se realizan a través de la página web o el correo electrónico. Gestión de la subscripción a nuestro newsletters. 

Legitimación: Consentimiento expreso del usuario a través de la selección de la casilla check de envío del formulario donde verifica su consentimiento para realizar el envío de información sobre nuestros productos y servicios.

Destinatarios: No existe ninguna cesión de datos prevista, salvo obligación legal.

Derechos: Podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, portabilidad y retirada de consentimiento de sus datos personales en la dirección de correo electrónico citas@reneeaguilar.com.

Procedencia: El propio interesado

+info

Seguir leyendo

Post relacionados

plato

El plato «rotito»

“Este plato para él, este para ella… el “rotito” para mí”

¿Sientes que has perdido tu valor frente a ti y frente a los demás?

Me estoy perdiendo la vida

«Me estoy perdiendo la vida»

El día de ayer me tomó 20 largos minutos decidir si quería irme a tomar un paseo con la familia en la barca o quedarme a seguir estudiando y trabajando. Pareciera una decisión demasiado fácil de tomar…

Deja la culpa

Deja la culpa a un lado

Decidí regalarme tiempo, ¡vaya, nunca me había sentido más liberada de la culpa por no hacer lo que “debería” hacer profesionalmente!