Antes de tirar la toalla, observa muy bien esto.

¿Te encuentras cansada de tu proyecto de pareja, familiar o profesional?, antes de tirar la toalla te pido que veas este video para que tengas más claridad sobre tu decisión.

Tener paciencia es clave para cualquier tipo de proyecto, ya sea personal o profesional. Sin embargo, a veces la paciencia se acaba, se agota, ya no tienes más y quieres tirar la toalla. Pero realmente, ¿vale la pena tirar la toalla? ¿Vale la pena tirar todo el tiempo y el esfuerzo que has dedicado al proyecto?

Espero que tengas un poquito más de claridad sobre si tirar la toalla o seguir adelante con esta información.

Te quiero hablar de este tema en específico porque últimamente me he encontrado con personas que realmente no saben si seguir en un proyecto o no. Entiendo que necesitamos mucha paciencia en cualquier tipo de proyecto y que tienes que pagar un precio, y el precio es el esfuerzo. Cuando a veces me comentan: «Renee, ya no sé si hacer esto o de plano ya quitarlo de mi vida», es muy fácil quitarlo de tu vida, pero yo te pregunto: ¿y todo el esfuerzo que has hecho antes? ¿Lo vas a tirar a la basura?

Ahora, hay de batallas a batallas. Realmente quiero decirte esto porque quiero que observes algo muy específico para poder tomar esa decisión. ¿En quién te estás convirtiendo durante el proyecto? Porque durante el proyecto tienes que hacer cosas, tienes que esforzarte, tienes que ser otra persona. Tienes que tener disciplina, tienes que convertirte en alguien que no eras antes. Pero, si en ese proceso que se supone que tienes que disfrutar, que tienes que aprender, que tienes que superarte, está pasando todo lo contrario, te estás frustrando, te estás amargando, te estás estresando, estás teniendo problemas familiares, te desconoces, estás tomando actitudes que dices: «¿Esta soy yo? ¿Qué me pasa?» Si te estás sintiendo amargada, si en este proceso te estás convirtiendo en una persona que no eres, que no estás disfrutando, pues gracias por participar en el proyecto, ¿verdad? No, no va por ahí.

El proceso de un proyecto se tiene que disfrutar y tienes que crecer junto con el proyecto, porque el proyecto al final no es el fin, es el proyecto, el transcurso, en lo que te vas a convertir para poder lograr ese proyecto. O sea que si tú te estás convirtiendo en una persona que estás aprendiendo cosas, que te estás superando, que aunque haya retos, el esfuerzo te hace sentir mejor, porque claro, lo haces y te superas, y eso hace que tu autoestima vaya hacia arriba, hacia adelante, ¡sí! Y ha pasado tiempo y no has logrado tu proyecto, sigue en tu proyecto, síguelo. Si lo que necesitas es descansar, descansa, pero no dejes un proyecto cuando sabes que estás creciendo personalmente y profesionalmente.

Si estás creciendo, tienes que seguir ahí, y ahí la paciencia no se tiene que acabar, tiene que descansar, tiene que recuperarse, tienes que volver a tener esa energía. Y hablando de energía, fíjate si en este proyecto realmente estás cuidando de ti. Porque para tener energía en un proyecto, tienes que alimentarte, tienes que hacer ejercicio, beber agua, descansar. Como en mis otros videos, siempre te repito, tienes que cuidar de ti, tienes que amarte. Porque solamente así vas a poder sacar lo mejor de ti. Si en este proyecto te descuidas, si no tienes tiempo ni para comer, ¿de dónde quieres sacar energías? Tu paciencia se agota, tu paciencia es… y no te digo la tolerancia cero, te tocan y explotas.Como siempre te lo digo, tienes que alimentarte, porque tu mente necesita esa energía para poder seguir en cualquier tipo de proyecto. Eso es algo que necesito que veas y que observes en ti, que lo observes si te estás convirtiendo en una persona que no eres.

Pero hacia mal sentido, hacia algo que no te gusta, reconsidera otro proyecto. Realmente no estás disfrutándolo ni te está sirviendo de nada el proyecto, porque la finalidad del proyecto, te lo repito, no es el fin, es el proceso. Pero si, por el contrario, estás sacando lo mejor de ti, te están puliendo porque a lo mejor no te está gustando ese proceso porque estás incómoda. Eso está bien porque estás saliendo de tu zona de confort, porque estás incómoda y tienes que hacer cosas que, aunque no te gusten, las tienes que hacer. Pero sabes que te está ayudando a tus habilidades, que te está ayudando a superar muchas cosas, muchos temores. Tal vez te está ayudando a salir de esa zona tan cómoda en la que estabas viviendo. Sí, sigue adelante, sigue adelante en ese proyecto.

Y a lo mejor no nada más te estás enfocando en un proyecto profesional, también te estoy hablando de proyectos personales, proyectos de tu familia, proyectos de pareja. ¿Te estás convirtiendo en una persona que no eres, una persona celosa, insegura, obsesiva? Realmente, ¿vale la pena? ¿O te están dando esa seguridad, esa confianza, ese empujón de ser mejor? Entonces, sigue adelante, sigue, y no te estoy diciendo que una pareja va a ser siempre increíble en una relación. Ojalá que sí, y te lo digo, puede existir sí, puede ser muy compatible con la otra persona.

Lo importante de todo es que si no hay retos, no hay superación, si no hay apoyo, y si no hay confianza, ¿qué hay? Y en la familia, sobre todo cuando hay hijos ajenos, no. Que en mi caso, te lo comento, yo tenía un proyecto anterior, con mi expareja yo quería hacer una familia costase lo que costase, y era mi proyecto. Y sus hijos nunca me aceptaron ni a mí ni a mi hija, y fue un calvario, fueron momentos muy difíciles, muy difíciles, mi salud y la salud de mi hija se vieron afectadas muy, muy fuerte, el cabello se me caía, la salud, el estrés, yo me convertí en alguien que no era, en una mujer amargada, en una mujer histérica. Y por eso, de ahí mi libro «De histérica y amargada a DUEÑA DE MÍ», porque me convertí en alguien que no era, pero con tal de obtener esa familia que siempre quise tener, me obsesioné en algo que no estaba funcionando, pensando que las personas podían cambiar con el tiempo. Y no, olvídate, ese no es tu proyecto. Tu proyecto no es cambiar a las personas o esperar a que cambien para que puedas cumplir tu objetivo. Si tú ves que por más que das, por más paciencia que tienes en el proyecto, no se está dando, te estás amargando, te estás… Entonces, ya es hora de decir gracias, no va por ahí.

Y ahora te comento mi otro proyecto, mi proyecto de DUEÑA DE MÍ. DUEÑA DE MÍ lleva 5 años, 2 años en México, 3 años en España. Y en España era volver a empezar, pero valía la pena. Sí, sí valía la pena porque me estaba convirtiendo, y me sigo convirtiendo, en una mejor persona. Estoy aprendiendo muchas más cosas, y está el canal de YouTube. Voy a tener el primer aniversario en enero. De las mujeres DUEÑA DE MÍ Selfworking, es un proceso que está creciendo poco a poco, con mucha paciencia, tanto está creciendo que ya tengo la Asociación. Es un proyecto que me ha costado muchísimo, muchísimo esfuerzo, muchísima dedicación, muchísima paciencia, y que he querido tirar la toalla. Sí, pero digo no, porque este proyecto no solamente es para mí, sino es para otras mujeres también. No es algo que yo pueda decir, pues ya lo dejo, no estoy dejando nada más este proyecto personal, estoy dejando el ayudar a muchas mujeres. Y eso ya no me lo puedo permitir, porque también en el curso lo estoy disfrutando. Estoy disfrutando la persona en la que me estoy convirtiendo. Aunque me esté costando y aunque me estén puliendo, porque hay personas que me quieren meter el pie, pero yo no me dejo. Y Dios es tan grande que me protege y sigo adelante. Y este proyecto lo agarro, lo tomo, y es un compromiso.

Y es un compromiso que tú también tienes que tener con tu proyecto. ¿Cuál es la misión de tu proyecto? ¿Realmente vale la pena en la persona en la que te estás convirtiendo? Si sí, sigue adelante. Si sí, te pido que no lo dejes, porque todo el esfuerzo que has hecho no lo debes de tirar a la basura. No puedes, no puedes. Es un compromiso contigo mismo. No importa, tú eres tu mayor proyecto. Acuérdate. Pero si aparte vas a ayudar a otras personas, menos debes de considerar tirar la toalla.

Espero haberte ayudado a tener un poquito más de claridad si seguir o no con este proyecto que tienes. Recuerda, si quieres compartirme ese proyecto, déjalo en los comentarios y con muchísimo gusto yo te respondo.

Te mando un beso y nos vemos hasta la próxima.

Renee

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *